miércoles, 10 de junio de 2009


Hay días en los que aunque nada vaya mal, y todo siga el rumbo que ha de seguir, no te sientes con tantas fuerzas como habitualmente, esos días viene muy bien un abrazo.... Un buen abrazo.
Y una vez que lo recibes, todo vuelve recobrar fuerzas...