miércoles, 10 de junio de 2009


Hay días en los que aunque nada vaya mal, y todo siga el rumbo que ha de seguir, no te sientes con tantas fuerzas como habitualmente, esos días viene muy bien un abrazo.... Un buen abrazo.
Y una vez que lo recibes, todo vuelve recobrar fuerzas...

martes, 19 de mayo de 2009

Días Grises...

Los hay, desde luego. ¡Y muy frecuentes!

Hay días en los que brilla el sol, la vida sigue como siempre: las cosas no han cambiado, nada urgente nos falta en apariencia y sin embargo... Nos sentimos mal, como incompletos, como... insuficientes, como desalentados y extraños.

Ese día en que abres los ojos y no sabes por qué, traes un desánimo que te nació en el sueño, que te brotó en lo alto de la noche y se filtró a tu alma gracias a quién sabe que asociaciones oscuras y angustiosas.

Ese día en que te cuesta trabajo levantarte. ¡Ayer estaba todo bien! Ese día en que presientes que nada va a ir como tú lo deseaste, ese día que no tiene color, cuyas primeras horas son de laxitud, recelo o ligera zozobra.

Ese día, es un día que nació gris.

Nunca se puede evitar esto. La química de nuestro cuerpo, la inercia de nuestra psique, la reacción desconocida de factores internos a estímulos que no descubrimos todavía, nos quieren pintar este día de gris. Gris opaco. Gris depresivo. Gris pasivo. Gris marginal.

Pero...

Lo que sí puedes hacer, cuanto antes, es tomar tú mismo, tú misma, la decisión de activar tus propios pinceles y aprovechar ese gris neutro para inundarlo de figuras diversas: ¡Flechas verdes, curvas doradas, zig-zags blancos, puntos azules!

Puedes convertir en unos cuantos segundos o minutos ese panorama triste en un deseo realizable, un canto que te estimule, un silencio que te hable.

No hay días grises... ¡todos son iguales!
Quien les da color eres tú.

Quien es capaz de alegrarse con la lluvia o admirar la tempestad, eres tú. Quien se echa a llorar bajo un sol espléndido o un cielo maravilloso, eres tú. Porque no son los días los que te dan color. Eres tú quien puede pintar como desees, cada día.

Si sientes que comienza todo gris...
¡Decídete y llénalo de color!

Cierra los ojos. Respira hondo, piensa claro...
¡Y vive como nunca el día de hoy!

¡Los mejores colores de la vida están siempre dentro de ti mismo!

domingo, 10 de mayo de 2009


Sigo creyendo en esas historias. Historias de uno e historias de dos. Aquellas que por mucho que pasen los años no cambiarán nunca. Relatos de un idilio, o quizá varios, donde el amor cobra un papel protagonista dejando en segundo plano la rabia y la traición. Cuentos que colgaron las alas en el país de Peter Pan.
Esas películas que te ponen la carne de gallina. Aquellas instantáneas cuya cámara quedó en el más viejo cajón. Y por creer, sigo queriendo creer en aquella mente inquieta, ansiosa por tan sólo cruzar una mirada, regalar un abrazo e incluso prestar un beso.
Quiero seguir siendo esa niña, que con el tiempo se dé cuenta y sea capaz de vivir su propio sueño. Un sueño bonito, o quizá no; alegre, aunque puede que triste, pero ante todo, real.

martes, 28 de abril de 2009


Oír, y sin embargo no escuchar. Palpar, y sin embargo no sentir. Emociones anónimas, sin nombre ni número de serie. Únicas, intangibles. Perpetuidad de los sentidos. Cerrar los ojos al viento y la mente al corazón. Deambular por un sendero indefinido, con los pensamientos como único aliado. Una melodía de fondo, hecha por la unión de notas y letras, cosidas en un lienzo aún por estrenar. Una clave de sol que entona un ritmo frenético; pentagramas de emociones desmesuradas al espíritu del tiempo. In crescendo. Mil y un espejos, mil y una vidas, mil y un porqués. Vuela libre, en busca de un carisma y sensibilidad perdidos. No decae, no perece. Resiste. Permanece firme, bajo en filo de un abismo pasajero y distante. De pronto, un traspiés, una caída involuntaria a las fauces de un dios caprichoso e imprevisible. Alma en blanco, opaca y sin fondo, atada al deseo de la vida.

lunes, 23 de marzo de 2009

Reflejos...



Corazón, tiempo.
Tiempo, corazón.
Siempre unidos, cogidos de la mano para atravesar juntos los baches de la vida. Pues, ¿qué sería de un corazón que no conociera tiempo?
Tiempo para querer, para odiar, tiempo para sentir. Sin tiempo no seríamos más que burdos muñecos, cuyos sentimientos estarían arraigados a la eternidad, a la monotonía. Sin embargo, el tiempo tiene esa magia que lo hace especial, esa luz, ese color.
Es caprichoso, más cuanto mejor más corto y cuanto peor más largo. Es un reflejo en el pupitre de una escuela; inalcanzable, implacable, real y subjetivo.

lunes, 23 de febrero de 2009

Porque Hoy es Tu Día...Felicidadeeees!!



Una de las mejores cosas que la vida puede ofrecer en cualquier momento, es el regalo de la amistad. Solo un gran amigo, o en mi caso, una gran amiga, es capaz de quedarse despierta conmigo toda la noche, compartiendo un helado a media noche, cantando el resto de la madrugada, riendonos a carcajadas. Y no ha sido una unica vez que paso la noche en vela compartiendola con eta gran amiga!. Me siento afortunada.
Pero eso es lo que mejor saben hacer los amigos... te escuchan cuando saben que las palabras no son suficientes para decir lo que sientes. Estan alli para asegurarte que la tristeza, o la rabia o la incertidumbre no tienen que ser una carga que llevas tu sola. Entienden sin que digas ni una palabra, y captan un comentario que parece fuera de lugar pero era algo añadido a la conversación que empezó hace 5 horas. Te llaman, te escriben, te escuchan, te comentan, se sientan a tu lado, te acompañan en los momentos en que sabes que necesitas un apoyo moral para no derrumbarte como un castillo de arena en una tormenta de viento.
Yo he tenido la suerte de contar con varias de estas amigas, son las incondicionales, las que estan ahi aunque hayamos discutido, las que aunque estén en otro lado del mundo, estan presentes con una llamada, con un email, en el chat... están contigo y te mandan energía positiva. Piensan en ti, y te apoyan con aquello que solo ellas pueden dar: AMISTAD.
Yo mejor que nadie he descubierto que los amigos son la familia que se escoge.
Ahora sé que podré superarlos porque tengo en quién apoyarme.
Esta es mi peculiar manera de felicitarte en tu cumpleaños!! Realmente contituyes uno de los apoyos más grandes en mi vida...Gracias amiga, por tu compañía y tu apoyo.
Sin duda...Catherine..TE MERECES LO MEJOR!!!





Feliz dia...=) Te Quiero!!!

martes, 27 de enero de 2009


Porque te quiero es mejor que estés lejos, ya que cerca me haces daño. Porque te quiero es mejor verte lejano, al verte cerca y dejo de vivir, me estremezco. Porque te quiero es mejor despedirte porque juntos somos como el fuego que se consume y luego no queda nada. Porque te quiero prefiero no verte ya que juntos somos como el ácido y el aguacomo el vinagre y el aceite como fuego y agua como día y noche que preciosos se ven separados pero juntos...son mortales...